El autor

 

DAVID NEIRA VENCE

 

 

 

Pontevedra, 1978.

Escritor, intérprete de historias singulares en relatos y experto “Psicobarista” (corriente modernista de terapias de café).

Humorista de los malos, soñador, sinestésico, monologuista de fisioterapia, casi cantante y casi poeta. 

Siempre a la izquierda por culpa de un ojo vago. Apasionado, de todo. 

Padre, hijo y a veces, según para quien, Espíritu Santo.

Trato de acercar a los lectores, de manera entretenida,, mi gusto por la psicología, la literatura y la poesía, creando historias y personajes siempre cercanos. 

Alas tenemos, es cuestión de querer volar.

Me gusta sonreír, me gusta veros reír. 

Y luego me invento una historia…

 

……………..

Esta es la presentación de la solapa de mi nueva novela, “363 TQ”. 

Gallego de por vida, nací en Pontevedra en un 1978 que cada vez cuesta más encontrar al rellenar un formulario digital.

En 2016, recogí de nuevo aquellas redes que había echado por la vida y que me tenían, hasta entonces, trabajando en una fábrica en donde mi cabeza casi no estaba. La necesidad de recuperar aquello que había dejado atrás y reconducir mi vida, llevaron a que decidiese abandonar una comodidad muy habitual entre aquellos que asumen un trabajo fijo como una obligación.

Un día, de mano de una novela de Eloy Moreno, me encontré en el espejo de nuevo.

Y aquello que consideraba sueños eran en realidad los caminos.

Así que en Agosto de 2017 se publica “LA TRAVESIA DEL FENIX” , donde empieza una carrera de fondo desde la autopublicación, con Círculo Rojo

En junio de 2018 ve la luz “363 TQ” de la mano de Letrame Grupo Editorial.

Dos novelas disitintas en género pero fieles a un autor comprometido con la lengua, con los sentimientos y los personajes en continuo cambio. Tratando de conjugar la vida real con historias… ¿imaginarias…?

Os animo a descubrirlo, a viajar con mi Fénix en un tren del que saldréis con ganas de volver a recorrer sus paradas.

A las calles de París con una Marie que busca a ese “Cyrano” con sus 363 maneras distintas de amar.

A apagar la televisión, a sentaros en un parque… A reservaros unos minutos de la vida para desconectar, que para eso es la lectura. Y para enriquecerse… 

 

Gracias, a l@s que estáis ahí, difrutando con mi pasión.

Nos vemos por la vida.