El autor

DAVID NEIRA

¡Hola!

Me llamo David Neira. Estas son mis dos novelas, “La travesía del Fénix” y ahora “363TQ”.

Para aquel que quiera saber algo de mí, resumirlo no es fácil.
De la vida he tratado de tocar todos los palos, actualmente estoy inmerso en un par de carreras: Psicología y Criminología. Pasiones, más que destinos quizás.

Camarero, padre, montador de bicis, estibador, y muchos años operario de automoción en diversas categorías.

Escritor, sin duda…

En agosto de 2017 “La Travesía” vio la luz.

Fue un primer trabajo en el que volqué mucho de una filosofía personal, de vidas singulares que deben comprender lo frágil que es encontrar o perder el equilibrio en este mundo en que no somos nada los unos, sin los otros. Desde su publicación seguí escribiendo a la vez que inmerso en la promoción de la primera.

Ahí descubrí lo que realmente me hacía feliz, escribir y moverme en el círculo literario. La promoción para un escritor “indie”, como somos los autopublicados, ha sido compleja. Mucho gasto, poco beneficio. Así podría resumirse, si me dedicase a esto con tal motivo. Sin embargo la experiencia adquirida, haber conocido de cerca a mucha gente que admiraba (Ismael Serrano, Izal, Eloy Moreno, Marwan, Mago de Oz, José Coronado, Carlos Blanco…), conocer los entresijos del mundo de la edición y todo (absolutamente todo) lo que rodea a un autor desde que tienes un texto hasta que está entre las manos del público…

Ha sido maravilloso tener el control de todo este proceso desde el comienzo. Hablaros de donde sale el coste de un libro ya no tiene sentido, está a alcance de todo el mundo saberlo. Y como impaciente que soy, preferí repetir en la autopublicación, pues ya me cuestiono yo continuamente mi propio trabajo. Así llegamos a

363TQ

o cómo un trabajo rápido, una recopilación de prosa poética, acabó convertida en una magnífica historia de amor. Divertida, sexi, activa… Cómo mi querida Marie coge al mundo por los cuernos y recupera lo que todos tenemos: un gran valor.

Cómo una historia de cortejo se convierte en algo que te remueve por dentro.

Porque igual que me dijeron a mi que no valdria de nada escribir, que no estaría donde he llegado…

IMPROBABLE, NO ES IMPOSIBLE.

 

Vive. Intensamente.